Bibliocor en Twitter

Categorías

Entradas anteriores

Etiquetas

Un año más, 16 Diciembre: Día de la Lectura en Andalucía

El programa de actividades del ‘Día de la Lectura en Andalucía’, que se desarrollarán en toda la comunidad autónoma entre el 14 y el 17 de diciembre, girará este año en torno a la figura del poeta Rafael Alberti.

El acto más relevante tendrá lugar el domingo 16 en el Oratorio San Felipe Neri de Cádiz -lugar donde se proclamó la Constitución Española de 1812- con un recital poético y musical donde participarán escritores y autoras gaditanas como Pilar Paz Pasamar, Jesús Fernández Palacios, Felipe Benítez Reyes, Blanca Flores o Enrique Montiel, entre más de una treintena de poetas; el recital, que comenzará a las 12.00, contará también con las actuaciones musicales de Pasión Vega, David Palomar o Selu García Cossío.

Una de las acciones más peculiares será la lectura del poema ‘Oda a Platko’, de Rafael Alberti, en el estadio Sánchez Pizjuán de Sevilla con motivo del encuentro de Primera División de Fútbol entre el Sevilla F.C y el C.D. Málaga. El Club anfitrión se ha mostrado abierto a esta posibilidad. Alberti escribió el poema en 1928, ante la actitud de un guardameta del F.C Barcelona, el húngaro Platko, que recibó un golpe tremendo en el transcurso de la final de la Copa de ese año; el portero fue retirado, pero volvió a salir con un aparatoso vendaje, lo que impresionó al poeta de El Puerto de Santa María.

En días tan futboleros en nuestra ciudad como estos, debido al reciente enfrentamiento copero entre el  Córdoba y el Barcelona, nos atrevemos a reproducir el famoso poema de Alberti que uniera para siempre futbol y poesía.

Nos hemos permitido una pequeña licencia con el poema. Si alguien la descubre, que lo haga saber en un comentario a esta entrada.

 

 Oda a Platko

Ni el mar,
que frente a ti saltaba sin poder defenderte.
Ni la lluvia. Ni el viento, que era el que más rugía.
Ni el mar, ni el viento, Platko,
rubio Platko de sangre,
guardameta en el polvo,
pararrayos.
No nadie, nadie, nadie.
Camisetas blancas y verdes, sobre el aire.
Camisetas reales,
contrarias, contra ti, volando y arrastrándote.
Platko, Platko lejano,
rubio Platko tronchado,
tigre ardiente en la yerba de otro país.
¡ Tú, llave, Platko, tu llave rota,
llave áurea caída ante el pórtico áureo !
No nadie, nadie, nadie,
nadie se olvida, Platko.
Volvió su espalda al cielo.
Camisetas blancas y verdes flamearon,
apagadas sin viento.
El mar, vueltos los ojos,
se tumbó y nada dijo.
Sangrando en los ojales,
sangrando por ti, Platko,
por ti, sangre de Hungría,
sin tu sangre, tu impulso, tu parada, tu salto
temieron las insignias.
No nadie, Platko, nadie,
nadie se olvida.
Fue la vuelta del mar.
Fueron diez rápidas banderas
incendiadas sin freno.
Fue la vuelta del viento.
La vuelta al corazón de la esperanza.
Fue tu vuelta.
Azul heróico y grana,
mando el aire en las venas.
Alas, alas celestes y blancas,
rotas alas, combatidas, sin plumas,
escalaron la yerba.
Y el aire tuvo piernas,
tronco, brazos, cabeza.
¡ Y todo por ti, Platko,
rubio Platko de Hungría !
Y en tu honor, por tu vuelta,
porque volviste el pulso perdido a la pelea,
en el arco contrario al viento abrió una brecha.
Nadie, nadie se olvida.
El cielo, el mar, la lluvia lo recuerdan.
Las insignias.
Las doradas insignias, flores de los ojales,
cerradas, por ti abiertas.
No nadie, nadie, nadie,
nadie se olvida, Platko.
Ni el final: tu salida,
oso rubio de sangre,
desmayada bandera en hombros por el campo.
¡ Oh, Platko, Platko, Platko
tú, tan lejos de Hungría !
¿ Qué mar hubiera sido capaz de no llorarte ?
Nadie, nadie se olvida,
no, nadie, nadie, nadie.

Rafael Alberti

Más información sobre el Día de la Lectura en Andalucía en web de la Junta

Dejar un comentario

*