Bibliocor en Twitter

Categorías

Entradas anteriores

Etiquetas

El valor económico y social de los Servicios de Información: las BIBLIOTECAS

valor-economico-social-bibliotecas

Este viernes pasado se presentó el interesantísimo estudio “El valor económico y social de los servicios de información: bibliotecas”, dirigido por el sociólogo José A. Gómez Yáñez y promovido por FESABID (Federación Española de Sociedades de Archivística, Biblioteconomía, Documentación y Museística).

Además de enlazaros al documento completo (58 pag) que está disponible en la web de Fesabid , reproducimos aquí parte del Resumen Ejecutivo en 10 puntos que da  una idea aproximada del valor de este estudio, y que aporta muchos y sólidos argumentos en defensa las Bibliotecas como servicio público.

1. La red de bibliotecas públicas, universitarias y científicas aporta a la sociedad entre 3.099,8 millones de €/ año y 4.238,5 millones de €/año, dependiendo del sistema de estimación utilizado. Estas cifras equivalen a un Retorno de la Inversión (ROI) mínimo de 2,49 y máximo de 3,40€ por euro invertido, partiendo de unos gastos e inversiones anuales de 1.247,5 millones de €/año (INE, 2010).
(…)
2. Un usuario-tipo de una biblioteca pública valora en 17,7 €/mes los servicios que recibe, préstamo de libros, lectura en las salas, asesoramiento de los bibliotecarios, ayuda para hacer deberes en el caso de los niños, acceso a Internet a través de la wifi, asistencia a actividades culturales, etc. Es decir, considera que hubiera tenido que pagar esta cantidad de haber recibido tales servicios de una empresa privada.
(…)
3. Las bibliotecas atraen consumo a su zona de influencia. Los desplazamientos a la biblioteca generan un gasto en los comercios de sus proximidades de 1.294,4 millones de €/año.
(…)
4. En España hay 6.608 bibliotecas y 8.963 puntos de servicio, distribuidos por todo el país. Sus servicios se pueden resumir:
 Hay 18,1 millones de usuarios inscritos en bibliotecas públicas, 14,4 adultos y 3,7 infantiles. La vinculación es duradera, el 86,4% declara que hace más de dos años que es socio. En las universitarias y científicas hay 2,0 millones.
(…)
5. El 10,2% del tiempo de trabajo de los investigadores, docentes y profesionales usuarios de las bibliotecas universitarias y científicas se destina a localizar documentación, lo que es un indicador indirecto del valor económico de esta tarea.
(…)
6. Un aspecto relevante de la imagen de las bibliotecas es que son vistas como espacios acogedores. Casi todos los no usuarios declaran que se pueden plantear visitar una biblioteca para utilizar alguno de sus servicios. El principal obstáculo es disponer de tiempo, son los activos en ocupaciones con horarios rígidos (pequeños empresarios, profesionales, obreros especializados, etc.) los que menos las utilizan. Las otras razones son disponer de medios económicos para adquirir los libros o soportes digitales que obtendrían en préstamo, así como el desinterés.
(…)
7. La imagen de las bibliotecas tanto entre los no usuarios como entre los usuarios está asociada a lo literario, los libros y su préstamo; entre los jóvenes, al uso de las salas como espacio para preparar exámenes, trabajos de clase o quedar con los amigos. En paralelo, se está desarrollando un perfil ligado a Internet, que configura la biblioteca como un lugar desde el que se puede acceder a la web o en el que se trabaja compatibilizando el material de la biblioteca, la información localizada en Internet y el ordenador. La disposición de wifi es uno de los aspectos más atrayentes de las bibliotecas, sobre todo para inmigrantes y usuarios recientes.
(…)
8. Las bibliotecas y el empleo. Las nuevas demandas de los usuarios están transformando la forma de utilizarlas. Están apareciendo así nuevos servicios ligados a Internet y a las nuevas tecnologías de la información: cursos de idiomas, asesoramiento para encontrar empleo, etc. La demanda de estos entre los no usuarios es elevada: un 25,7% declara que asistiría a cursos de idiomas y a un 30,4% le interesa el asesoramiento para encontrar empleo.
(…)
9. Los usos de las bibliotecas públicas se segmentan según generaciones.
Los jóvenes menores de 18 años utilizan en una medida muy considerable nuevas tecnologías (CDs, DVDs, videojuegos, acceso a Internet) y requieren el apoyo del personal bibliotecario. La generación de 18 a 25 años utiliza la biblioteca para leer o estudiar con libros o materiales de la sala, compartiendo con la generación anterior el elevado uso de soportes digitales e Internet, también utiliza la biblioteca para quedar con amigos.
(…)
10. La satisfacción con los servicios de las bibliotecas es elevada sobre todo en los aspectos de asesoramiento profesional de los bibliotecarios y disposición de libros y documentos impresos o electrónicos, en ambos casos por encima de 8 en una escala de 0 a 10. Entre 7,5 y 8,0 está la comodidad y calidad de los puestos de lectura o estudio, la web y la formación que reciben los usuarios para mejorar el acceso y uso de la información electrónica.
(…)

Dejar un comentario

*