Bibliocor en Twitter

Categorías

Entradas anteriores

Etiquetas

Pautas de Servicios Bibliotecarios para niños y jóvenes

pautas-ccb-jovenes

Acaba de ser publicado por el Consejo de Cooperación Bibliotecaria un documento de gran interés profesional.

Se trata de las PAUTAS DE SERVICIOS BIBLIOTECARIOS PARA NIÑOS Y JÓVENES.

Reproducimos aquí un muy breve resumen y enlazamos al texto completo.

1. Introducción

La biblioteca pública, como centro de información, debe estimular la imaginación y creatividad de niños y jóvenes. Tiene que adaptarse continuamente a los cambios que se produzcan y garantizar que estos dos colectivos encuentren el espacio adecuado desde el que acceder a todos los recursos que promuevan la educación, el aprendizaje, el ocio y la cultura. Es necesario que la biblioteca ofrezca servicios de calidad a todas las edades: niños, jóvenes y adultos.

Los manuales de planificación bibliotecaria siguen manteniendo una división clásica de los espacios en la biblioteca pública, distinguiendo únicamente entre zona infantil y zona de adultos, aunque los profesionales somos conscientes desde hace años, que esta división resulta insuficiente, pues el colectivo de jóvenes entre los 13 y los 18 años1
, con su sistemática ausencia de las bibliotecas, está en realidad reclamando un espacio propio, unos fondos adecuados y servicios exclusivos para ellos.
(…)

2. Misión y objetivos

La biblioteca debe perseguir los siguientes objetivos:

– Ofrecer unos servicios bibliotecarios adecuados a los ciudadanos, en nuestro caso a los niños y jóvenes, adaptándose a sus necesidades. Para ello, la biblioteca debe convertirse en una institución dinámica, en constante rediseño y evaluación de si misma, de su entorno y de sus usuarios.

– Ofrecer variedad de recursos informativos y de ocio y actividades afines a sus intereses.

– Fomentar el placer por la lectura para que los niños y jóvenes se conviertan en lectores habituales en su edad adulta.

– Desarrollar la alfabetización informacional para este tipo de usuarios, fomentando la formación permanente para crear unos lectores activos desde pequeños.

– Orientar a esos jóvenes usuarios ante la ingente cantidad de información disponible que les puede resultar abrumadora, desarrollar sus destrezas multimedia, y fomentar el espíritu crítico.

Dejar un comentario

*