Bibliocor en Twitter

Categorías

Entradas anteriores

Etiquetas

Hace 200 años ya se reclamaban la ética y la transparencia en la política

 ……

Señores del Ayuntamiento Constitucional…

Gobierno claro y manifiesto, justicia a cara descubierta, cuentas públicas de todos los ramos que el Ayuntamiento administra (sí, públicas, porque para esto hay imprentas). Esta es la senda por donde VV. deben caminar.

amigo-pobres

Acabamos de digitalizar 3 números de  “El amigo de los pobres“, una publicación periódica que vio la luz en nuestra ciudad allá por el año 1820, ahora hace ya casi 200 años. Esta frase que alzamos en el frontispicio de este artículo, procede del nº 2 publicado el 11 de mayo de aquel año, un mes de mayo de aquella primavera liberal (1820-23) en que España soñaba, como no dejó de hacerlo intermitentemente durante todo el siglo, con su derecho a la Libertad, a la Igualdad y a la Fraternidad. Os ponemos a continuación un fragmento de aquel texto, que por otra parte se puede leer completo en la sección Nuestra Biblioteca Digital en la web de la Red Municipal de Bibliotecas de Córdoba:

Señores del Ayuntamiento Constitucional

Me hallo con ciertas dudas sobre el modo con que se debe tratar ahora a la Corporación que VV. componen. Nobilísimo Ayuntamiento no viene muy bien con lo de Constitucional, pues aunque la Constitución no sólo no excluye la nobleza, sino que antes bien la supone y la confirma, sin embargo no es la nobleza superlativa el distintivo de un cuerpo popular. El tratamiento de Excelencia se ha dado siempre a esta Ciudad, según dicen, porque tenía voto en Cortes. Otro será el fundamento, pues a varias ciudades que tenían igual voto no se daba este tratamiento, además de que en el día el voto corresponde a todo el pueblo, y no por eso cuando dirigimos la palabra a toda la provincia, la llamamos Excma. Señora. Aquel epíteto de muy noble y muy leal Ciudad tampoco viene al caso: lo muy noble por lo dicho antes, y lo muy leal, porque aunque en mi conciencia los constitucionales sean más leales que sus contrarios, pues son leales al Rey y a la patria, ya la palabra lealtad ha tomado vulgarmente un significado que se confunde con servidumbre. (…) De consiguiente, amigos míos, los misterios, las ceremonias de secreto, las reservas gubernativas y todo ese aparato de señorío y soberanía ya cesaron. Gobierno claro y manifiesto, justicia a cara descubierta, cuentas públicas de todos los ramos que el Ayuntamiento administra (sí, públicas, porque para esto hay imprentas) esta es la senda por donde VV. deben caminar. (…)

 Que toda persona dedicada a la función pública las recuerde. Y aquí tenéis el enlace al artículo en nuestra web donde podréis ver o descargaros los 3 números que se han conservado de esta revista.

Dejar un comentario

*