Bibliocor en Twitter

Categorías

Entradas anteriores

Etiquetas

Leonardo Padura, Premio Princesa de Asturias de las Letras 2015

leonardo-padura

Acaba de hacerse público el nombre del galardonado con el Premio Princesa de Asturias de las Letras 2015.

[Acta del Jurado]

“Reunido en Oviedo el Jurado del Premio Princesa de Asturias de las Letras 2015, integrado por (…), acuerda conceder el Premio Princesa de Asturias de las Letras 2015 al escritor cubano Leonardo Padura.

Es un autor arraigado en su tradición y decididamente contemporáneo; un indagador de lo culto y lo popular; un intelectual independiente, de firme temperamento ético.

En la vasta obra de Leonardo Padura, que recorre todos los géneros de la prosa, destaca un recurso que caracteriza su voluntad literaria: el interés por escuchar las voces populares y las historias perdidas de los otros.

Desde la ficción, Padura muestra los desafíos y los límites en la búsqueda de la verdad. Una impecable exploración de la historia y sus modos de contarla.

Su obra es una soberbia aventura del diálogo y la libertad.”

Leonardo de la Caridad Padura Fuentes, Leonardo Padura (La Habana, Cuba, 9 de octubre de 1955), es un novelista y periodista cubano, conocido especialmente por su serie de novelas policíacas protagonizadas por el detective Mario Conde. Desde 2011, ostenta, además de la cubana, la nacionalidad española, que el Gobierno le otorgó por carta de naturaleza. Estudió Literatura Latinoamericana en la Universidad de La Habana y comenzó su carrera como periodista en 1980 en la revista literaria El Caimán Barbudo y en el periódico Juventud Rebelde.

Después de varios años dedicado al periodismo, lo que le sirvió para ganar “experiencia y una vivencia que no tenía”, según ha afirmado, inició la serie de novelas protagonizadas por el detective Mario Conde con Pasado perfecto (1991). En sus novelas policíacas Padura hace una crítica a la sociedad cubana, pues, como ha dicho, “aprendí de Hammett, Chandler, Vázquez Montalbán y Sciascia que es posible una novela policial que tenga una relación real con el ambiente del país, que denuncie o toque realidades concretas y no solo imaginarias”. Mario Conde es un policía “que arrastra una melancolía”, con una vida desordenada, bebedor, descontento, al que le hubiera gustado ser escritor. Esta serie de novelas de Padura ha tenido gran éxito internacional y ha sido traducida a varios idiomas, además de obtener importantes premios literarios. Mario Conde es “la manera que yo he tenido de interpretar y reflejar la realidad cubana”, afirma Padura. La serie está formada, hasta la actualidad, además de por la citada Pasado perfecto, por Vientos de cuaresma (1992), Máscaras (1995), Paisaje de otoño (1998), Adiós, Hemingway (2001), La neblina de ayer (2003) y Herejes (2013). Con su novela El hombre que amaba a los perros (2009), basada en la historia de Ramón Mercader, asesino de León Trotsky, alcanzó un indudable éxito internacional. Ha escrito también guiones cinematográficos, cuentos y ensayos, además de ediciones de sus entrevistas y reportajes.

[texto completo en la web de la Fundación Princesa de Asturias]

En nuestras bibliotecas tenemos varias de sus obras. Es un buen momento para animarse a leer alguna de ellas.

  • Adiós, Hemingway / Leonardo Padura.. — 2ª ed.. — Barcelona : Tusquets, 2006.
  • La consagración de la primavera y la Guerra Civil española /Leonardo Padura.
  • Herejes / Leonardo Padura.. — 1ª ed.. — Barcelona : Tusquets, 2013.
  • Máscaras / Leonardo Padura Fuentes.. — 4ª ed.. — Barcelona : Tusquets, 2007.
  • La neblina de ayer / Leonardo Padura.. — 3ª ed.. — Barcelona : Tusquets, 2006.
  • Nueve noches con Amada Luna / Leonardo Padura.. — 1ª ed.. — Rivas-Vaciamadrid : H Kliczkowski, 2006.
  • Paisaje de otoño / Leonardo Padura Fuentes.. — 2ª ed.. — Barcelona : Tusquets, 2006.
  • Pasado perfecto / Leonardo Padura Fuentes.. — 2ª ed.. — Barcelona : Tusquets, 2007.
  • Vientos de cuaresma / Leonardo Padura Fuentes.. — Barcelona : Tusquets, 2007.

 

Os dejamos aquí también un fragmento de su novela “El hombre que amaba a los perros” tomado de la web de la editorial Tusquets:

(…) La belleza del mes de abril en Prínkipo apenas lo rozó mientras, seguido por Maya, descendía la duna que moría en la costa. ¿Qué angustias podían atenazar al cerebro de un hombre sensible y expansivo como Maiakovski para que hubiera renunciado voluntariamente al perfume de un estofado, a la magia de un atardecer, a la visión del encanto femenino y se encerrara en el mutismo irreversible de la muerte?, se preguntó y avanzó por la orilla para observar la elegante carrera de su perra, un regalo de la naturaleza que también le pareció ofensivamente armónico.
Tres años atrás, cuando estaban a punto de expulsarlo de Moscú y su buen amigo Yoffe se había pegado un tiro, buscando que su acto provocara una conmoción capaz de mover las conciencias del Partido e impidiera la catastrófica defenestración de Liev Davídovich y sus camaradas, él había pensado que el dramatismo del hecho tenía un sentido en la lucha política, aun cuando no compartiera semejante salida. Pero la noticia recién leída lo había sacudido por la magnitud de la castración mental que encerraba su mensaje. ¿Qué alturas habían alcanzado la mediocridad y la perversión para que el poeta Vladimir Maiakovski, precisamente Maiakovski, decidiera evadirse de sus tentáculos quitándose la vida? La mierda petrificada del presente de la que se espantaba el poeta en sus últimos versos, ¿se había desbordado hasta empujarlo al suicidio?  (…)

Dejar un comentario

*