Bibliocor en Twitter

Categorías

Entradas anteriores

Etiquetas

Tres grandes escritores fallecieron el 23 de abril de 1616, ¿lo sabías?

tres-escritores-1616

Que Cervantes y Shakespeare murieron el 23 de abril del mismo año (concretamente 1616), y que debido a esa coincidencia ese día se celebra en todo el mundo el Día Mundial del Libro, lo saben casi todos. Pero que también ese mismo día de ese mismo año falleció otro gran escritor ya no lo sabe tanta gente; pero así es.

El 23 de abril de 1616 una extraña, extrañísima coincidencia, tuvo lugar: Miguel de Cervantes Saavedra (nacido en Alcalá de Henares, España, el 29-sept-1547), William Shakespeare (nacido en Stratford-upon-Avon, Inglaterra, c. 26-abril-1546) y Gómez Suárez de Figueroa, apodado el Inca Garcilaso (nacido en Cuzco, Perú, el 12-abril-1539), murieron respectivamente en Madrid, en Stratford-upon-Avon y en Córdoba.

No vamos a comparar la importancia en la literatura del Inca Garcilaso con la de Cervantes o con la de Shakespeare, pero lo cierto es que al igual que ambos, el Inca Garcilaso puede ser considerado como el primero en abrir una gran rama de la literatura.

Si Cervantes y Shakespeare son considerados los padres de la novela y del teatro modernos, al Inca Garcilaso se le considera el “primer mestizo biológico y espiritual de América”, o en otras palabras, el primer mestizo racial y cultural de América que supo asumir y conciliar sus dos herencias culturales: la indígena americana y la europea, alcanzando al mismo tiempo gran renombre intelectual. Por todo ello es el “padre de las letras” del continente americano, y, por sus obras, uno de los padres de la historiografía moderna.

En 1605 dio a conocer en Lisboa su Historia de la Florida y jornada que a ella hizo el gobernador Hernando de Soto, título que quedó sintetizado en La Florida del Inca. La obra contiene la crónica de la expedición de aquel conquistador, de acuerdo con los relatos que recogió él mismo durante años, y defiende la legitimidad de imponer en aquellos territorios la soberanía española para someterlos a la jurisdicción cristiana.

El título más célebre de el Inca Garcilaso, sin embargo, fue el de los Comentarios Reales de los Incas, la primera parte de los cuales apareció en 1609, también en Lisboa publicada por Pedro Craasbeck. Escrito a partir de sus propios recuerdos de infancia y juventud, escuchado directamente de sus parientes, de contactos epistolares y visitas a personajes destacados del Virreinato del Perú, el relato constituye, pese a los problemas de sus fuentes orales y escritas y a las incongruencias de muchas fechas, uno de los intentos más logrados, tanto conceptual como estilísticamente, de salvaguardar la memoria de las tradiciones de la civilización andina. Por esta razón es considerada su obra maestra y se la ha reconocido como el punto de partida de la literatura latinoamericana.

La segunda parte fue publicada en Córdoba, en 1617, con el título de Historia General del Perú, nombre que le impuso arbitrariamente el editor.

A estas tres obras hay que sumar la Traducción de los Diálogos de amor de León Hebreo, y la Genealogía o Relación de la descendencia del famoso Garci Pérez de Vargas

Estas 5 obras constituyen la obra completa de este aún no suficientemente reconocido autor al que, coincidiendo con su centenario, se le acaba de inaugurar un busto en la Plaza del Indiano de nuestra capital.

busto-inca-garcilaso-plaza-indiano

 

Aprovechando esta efeméride hemos entresacado del BRAC (Boletín de la Real Academia de Córdoba) todos los artículos publicados por diversos autores sobre este personaje tan ligado a nuestra ciudad, y cuyos restos descansan en una capilla de nuestra Mezquita-Catedral.

Estos son, por si os animáis a echarles un vistazo:

 

 

 

Dejar un comentario

*